Académico de la Universidad de Talca analizó el impacto del sistema de ranking de notas

Según indicó el estudio del investigador, Bernardo Lara, la introducción de una nueva variable como el ránking de notas en los procesos de admisión de educación superior causó una inflación en el promedio de los puntajes más que un incremento del aprendizaje. 

El profesor de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Talca, Bernardo Lara, presentó el paper titulado “Increased Learning or GPA Inflation? Evidence from GPA-Based University Admission in Chile” en una nueva jornada del ciclo de seminarios académicos 2018 del Departamento de Economía de la FEE UDP.

El artículo, publicado por Lara junto a los académicos de la Universidad Adolfo Ibáñez, Eduardo Fajnzylber y Tomás Leon, estudió los efectos de las políticas públicas en torno al sistema de ránking de notas y su influencia sobre los procesos de admisión a las universidades chilenas, así como buscar los posibles incentivos de aprendizaje de este mecanismo en el desempeño estudiantil.

De acuerdo al estudio, el promedio de puntaje de notas (GPA) aumentó a lo largo de las distribución, independientemente de los incentivos de la estructura de puntajes. Además de ello, los resultados indicaron que el aumento del GPA no tuvo mayor relación con las mejoras de logros académicos, por lo que, la evidencia sugiere que la introducción de la nueva variable causó una inflación en el GPA más que un incremento del aprendizaje. “Si el alumno más mateo está más cercano a la media, tendremos una distribución compacta, por lo tanto una décima subirá bastante el puntaje. Al contrario, si hubiese habido una especie de genio en la generación anterior que hiciese que la mejor nota fuese muy alta, no habría tanto incentivo para alcanzar mejores notas”, concluyó Lara.

Consultado por los motivos de este tema de estudio, Lara indicó que “cuando la gente se mete en temas de políticas de educación superior sabe que un tema constante es cómo subir la tasa de matrículas de minorías y en Chile, en particular, es un tema social. Es más bien cómo subir el catastro de los estudiantes que tienen menos ventajas desde el punto de vista social”.

Además, agregó que una solución para evitar ese problema tiene que ver con “encontrar una variable para predecir cuán bueno será un alumno en la universidad, pero que, al mismo tiempo, sea independiente de la ‘valija socioeconómica’ que trae el estudiante”.

El sistema de ránking de notas, que se implementó en 2012 en Chile, compara los notas obtenidas por alumnos con un promedio histórico de hasta tres años de la institución de la que egresa.

IMG_1627